09 julio 2011

LOS NIÑOS DE LOS BELLOS DÍAS POR EDUARD von KEYSERLING

Ficha técnica

Autor: Eduard von Keyserling
Traducción: Carlos Fortea
Fecha de publicación: 23-05-2011
Formato: 21 x 15 cm
Encuadernación: rústica con solapas
Páginas: 136
PVP: 14 €
ISBN: 978-84-938013-9-7
Colección: Noches Blancas, n.º 9
Género: Novela
Otros idiomas: alemán, francés

Descripción:
Melancólica, soñadora, la joven Irma es una de esas personas que contemplan la vida como si de una obra de teatro se tratara y que, en lugar de tomar parte en ella, desempeñan su papel desde el otro lado del telón. Su marido, el barón Ulrich von Buchow, es todo lo contrario: un hombre pragmático y con los pies en la tierra. Mientras Ulrich centra su atención en la finca y la educación de sus dos hijos, Irma siente que, poco a poco, el deseo de cambiar su vida por otra más interesante se va apoderando de ella... hasta que, de improviso, un trágico acontecimiento da un vuelco a la situación y provoca que todos los conflictos lleguen a su punto álgido.
Los niños de los bellos días, última novela de Keyserling y una de las que escribió ya ciego, habla de amor y celos, vacío interior, grandes esperanzas y, a modo de prólogo del divorcio, el fracaso de un matrimonio.
«A Eduard von Keyserling se le ha comparado a menudo con Turgueniev; yo lo asocio también con Kawabata».
Peter Krauss
EL AUTOR

Eduard Graf von Keyserling nació en el castillo de Paddern, cerca de Hasenpoth (Aizpute), Curlandia, en 1855. Miembro de una antigua y noble familia alemana del Báltico, y familiar del filósofo Hermann Keyserling, estudió en la Universidad de Dorpat, pero fue obligado a abandonar sus estudios debido a un incidente que le alejó de los círculos aristocráticos. Tras mudarse a Viena, continuó estudiando y empezó a familiarizarse con las ideas sociales del naturalismo. Fue entonces cuando comenzó a publicar. Posteriormente se trasladó a Munich, de donde, a excepción de una corta estancia en Italia, ya no saldría. En Munich frecuentó nuevos círculos artísticos, entre los que se encontraban L. Corinth, M. Halbe, R. Kassner y F. Wedekind. Durante esa etapa, escribiría muchas obras de teatro, pero lo que le condujo al verdadero reconocimiento fueron sus novelas. Ya enfermo de sífilis, en 1904 publicó la novela Un ardiente verano (Nocturna, 2010). En 1908 se quedó ciego y hubo de dictar sus últimas novelas —entre otras, Olas (1911) y Princesas (1917, Nocturna, 2010)— a sus hermanas, hasta su muerte en 1918.
 



Subscribe to Our Blog Updates!




Share this article!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios también cuentan.

Return to top of page
Powered By Blogger | Design by Genesis Awesome | Blogger Template by Lord HTML