28 julio 2010

ADICTOS A LA ESCRITURA – PRIMER EJERCICIO – DESCRIPCIONES

Hace unos días os venía hablando de la crecaión de un nuevo blog , Adictos a la escritura, al cual me apunté porque ya había realizado dos proyectos con ellos, en los que disfruté un montón.

Para calentar motores Laura nos propuso un ejercicio, teníamos que elegir una imagen y describirla.
Esta es la imagen que yo he elegido, debo reconocer que aborrezco con todo mi alma las descripciones y que se me ha dado francamente mal.

He estado a punto de tirar la toalla y cuelgo el siguiente texto por colgar algo. Francamente, describir y además hacerlo bien no es nada sencillo, aunque pueda parecerlo.

Podéis darme vuestra opinión sincera, a ver si espabilo y aprendo.


Se suponía que este era el mejor restaurante de la isla, todo el mundo hablaba maravillas de él. Y ahora que estaba aquí sentada, me estaba arrepintiendo de haber venido, pero no sabía como decírselo a mi pareja, con las ilusiones que se había hecho, no podía arruinarle la noche. No me preguntéis por qué, pero no me sentía a gusto en un sitio así. El lugar era hermoso, todos los detalles estaban cuidados al milímetro. La música suave y romántica, hacían del restaurante un lugar ideal para enamorados, pero yo miraba a través de la cúpula de cristal que hacía las veces de paredes y de techo, y veía dos gigantes mantas raya pasar de largo, cientos de pececillos plateados nadar alrededor y aunque era impresionante verlo de cerca, no podía dejar de pensar que estábamos invadiendo el fondo marino, su hábitat. Así que decidida arrastré la silla color chocolate en la que estaba sentada, dejé la servilleta sobre la mesa de madera y le dije a mi chico que si me quería, se dejase de lujos y me llevase a dar un paseo por la playa donde podría escuchar el rugir de las olas, oler la sal del mar y ver la luz de la luna reflejada en esa inmensa oscuridad. Y ese sería el mejor regalo que podría hacerme.




Subscribe to Our Blog Updates!




Share this article!

21 comentarios:

  1. Sandra!!!
    qué buena descripción.. y dices que se te da mal?
    Yo creo que te quedó muy bien!!! y qué sincera tú, como protagonista, al sentirte incómoda y decírselo a tu acompañante...

    Hermoso!!!

    besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Estupendo Sandra. Me ha gustado mucho lo de "invadiendo el fondo marino".

    Besos

    ResponderEliminar
  3. genial!!! y me gustó el mensaje!!! ^^
    besitos

    ResponderEliminar
  4. A mí me encantó esta descripción. Sin mirar la imagen, podría haber imaginado todo, tal como era, gracias a tu relato.
    ¡Bellísimo!
    Besos,
    Bri

    ResponderEliminar
  5. Buena descripción!!! no me habia fijado en las sillas color chocolate hasta que me lo has dicho..Un beso
    Metgaladriel

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja, ¡eso sí que es dejarle las cosas claras a su chico! Pero disfrutar de un poco de lujo tampoco está mal... pobre, seguro que se había gastado un dineral para llevarla allí.

    Me ha gustado mucho!

    ResponderEliminar
  7. Y después de la noche romántica la chica hizo un reportaje sobre la manta raya y la invasión de su hábitat por parte del hombre. Que sí, que sí, que está puesto en mi blog jajajaja
    Sandra, ¿qué se te dan mal las descripciones? Pues yo no me lo creo >.<

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué bonito, Sandra!Me gusta mucho.

    Tengo que confesar que cuando Laura colgó las imágenes, pensé que lo que estaba bajo la cúpula eran mesas de despacho, pero hoy leyendo los relatos me he dado cuenta de que realmente era un restaurante, jajaja. Qué poca atención la mía ;)

    ResponderEliminar
  9. A mi me gusto mucho es muy original

    ResponderEliminar
  10. Esta muy bueno y la descripción esta muy bien hecha.
    Me encanto la descicion que tomo la chica, hubiera hecho lo mismo.

    ResponderEliminar
  11. Qué bueno XDD. Perfecta la descripción y perfecto el mensaje. Me ha encantado!!!
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias chicas por esos ánimos, pero a mí sigue sin convencerme, no sé, será que soy muy puntillosa.

    Lana a mí al principio me pasó como a tí, pensé que era un despacho, pero al ampliar las imágenes me di cuenta de que había platos y servilletas.

    ResponderEliminar
  13. Pues a mí me gusto :) Si no te termina de convencer, tienes una razón para seguir esforzándote y mejorar muchísimo más n.n

    ResponderEliminar
  14. Ey mi Sandrilla. Que modesta eres, coño. Me ha gustado muchísimo y ese amor por los animalitos (aunque al gato le diste una patada y mira como está ahora ;) Escribes muy bien. Besitos
    INFECTADA-X

    ResponderEliminar
  15. Hola Sandra!!!
    Quiero decirte que me has sorprendido... no conocia tu dotes de escritora... te felicito...
    un beso..
    pasate x mi blog y lee mi descripcion a ver que tal te parece....
    chao

    ResponderEliminar
  16. Pero si está muy bien!

    Que te voy a decir que no te hayan dicho ya...
    Está bien ser perfeccionista, pero no seas tan dura contigo misma! x)

    De verdad que me ha gustado.

    ResponderEliminar
  17. Es una buena descripción, no te agobies que ha quedado muy bien.

    ResponderEliminar
  18. Eso que ni que, a veces los lujos no complementan nada lo que se comparte con una pareja y mas si son detallitos sencillos.
    Me ha gustado tu relato y sobre todo, porque aqui la chica si tuvo el valor de decirle a su galan de que se fueran de ahi!! jajajaja
    Saludos y buen dia!!!

    ResponderEliminar
  19. No sé, Sandra, me parece que estabas haciendo como tu protagonista no dándole una oportunidad, en tu caso, a tu texto.

    A mí me gustó, pero entiendo que sintieras que no estaba bien, a mí me pasa lo mismo apenas termino de escribir algo. Por eso los ejercicios para Adictos los cuelgo después de una única lectura ;-)

    Beso!

    ResponderEliminar
  20. Sandra, mucho gusto en conocerte.

    Mi nombre es Karuna, soy miembro de Adictos a la Escritura desde abril de 2011 e hice mi debut en ese año.

    ¡A mí si me gustó como describiste la imagen dentro del cuento que escribiste!

    Los sentimientos de la narradora me recuerdan, los días que me tocaba ir al zoológico.
    Debo admitir que es divertido ir al zoológico, pero si lo ponemos dentro del punto de vista de la protagonista, es muy sencillo comprender que si realmente amamos la libertad, deberíamos dejar que estos animales regresaran a donde corresponden.

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar

Tus comentarios también cuentan.

Return to top of page
Powered By Blogger | Design by Genesis Awesome | Blogger Template by Lord HTML